​Fintech y el desarrollo de productos nuevos.


La mayor penetración del smartphone acelerará el ritmo de desarrollo de productos nuevos y cambiará la manera en que los clientes interactúan con las finanzas, especialmente con comerciantes, empresas y el gobierno.

Para asegurarse de que eso ocurre en las actuales plataformas de MMS, la comunidad general de desarrolladores requerirá un acceso más fácil a la red existente de canales económicos, a través del uso de API abiertas. Aunque los equipos internos de desarrollo de producto crearán algunas soluciones, las instituciones financieras deberán disponerse a abrir la cadena de valor que terceras partes ofrecen cuando introducen nuevos productos en sus plataformas existentes. Esto es clave para asegurar que las actuales organizaciones de MMS modernizan el sector de gestión económica de nuevos mercados.

Las aplicaciones de gestión financiera personal (PFIVI, por sus siglas en inglés) ofrecen un ejemplo instructivo de un producto que puede ayudar a los recién llegados al entorno bancario a aprender, entender y controlar sus finanzas. Funciones simples como una aplicación de calendario permite a los usuarios reconocer rápidamente sus ingresos y sus gastos en un formato cronológico que la mayoría de la gente es capaz de entender, pero, lo que es más importante, los alerta de gastos futuros y de la posible escasez de liquidez. El resultado es una herramienta que, mediante el uso de la Inteligencia Artificial (Al), ofrece a los clientes información útil que los ayuda a tomar decisiones más informadas y a tomar el control de su economía.

Mucha gente que a fecha de hoy no han accedido aun al sistema financiero como los jóvenes o persona con recursos esacasos se enfrenta a un acceso limitado a servicios de microahorro en instituciones financieras formales, lo que obliga a los individuos con bajos ingresos a encontrar otras maneras de ahorrar. El saldo medio de los clientes es de más de 10 dólares para un 40 por ciento de las cuentas de dinero móvil. Esto hace que las propuestas alternativas de ahorro resulten atractivas para los sin-banco, puesto que sus opciones de ahorro disponibles tienden a ser arriesgadas. Además, la gente con pocos ingresos puede tener dificultades para ahorrar en efectivo, en parte porque el dinero está siempre a su alcance y eso significa que han de hacer un ejercicio continuo de autocontrol.

De nuevo, la tecnología de la gestión del dinero tiene el potencial de ofrecer toda una gama de soluciones de ahorro online tanto para clientes como para empresas.

Strands, una compañía global de tecnología de los servicios financieros, proporciona a instituciones financieras de todos los tamaños una aplicación PFM de marca blanca que se puede personalizar e integrar a las plataformas de procesado existentes en los bancos. Permite a las instituciones bancarias ofrecer a sus clientes la posibilidad de crear múltiples objetivos de ahorro dentro de una sola cuenta de ahorro, y gestionar el progreso hacia estos objetivos a través de las visualizaciones de datos que envían alertas y notificaciones si el usuario se queda atrás en su planificación. Asociado a una cuenta móvil como fuente de fondos, y optimizado para segmentos con bajos ingresos, estos productos de ahorro personalizables pueden constituir herramientas financieras sencillas, pero potentes para los clientes recién llegados a los servicios financieros formales.

Anuncios

La banca española da la espalda a las plataformas de Crowdlending.

El ‘crowdlending’ (plataformas de financiación participativa dedicadas a préstamos), se han encontrado con un importante tropiezo a la hora de cumplir los requisitos que permiten regularizar su negocio en España, la imposibilidad de encontrar un banco dispuesto a custodiar el dinero de los inversores.
Entre una de las garantías que el Estado español exigió con la Ley de Fomento de la Financiación Empresarial , vigente desde abril de 2015, está la obligación de que el dinero se deposite en una entidad de pagos acreditada por el Banco de España. De esta forma, el Gobierno español busca asegurar que las aportaciones que realizan de los particulares vayan al proyecto empresarial que han querido financiar, sin que las plataformas puedan tener nunca acceso a esos fondos libremente y así evitar formulas como las que se produjeron en el pasado como fueron el caso de Fórum Filatélico acusada entre otras acusaciones de estafa piramidal.

captura-de-pantalla-2017-02-04-a-les-11-47-15

A pesar de todo, ocho firmas de ‘crowdlending’ que han recibido ya la autorización de la CNMV (Comisión Nacional del Mercado de Valores) permite comprobar que todas se han lanzado masivamente en brazos de la entidad francesa Lemon Way, que está acreditada tanto por el Banco de Francia como por el Banco de España para actuar como agente de pagos.

MyTripleA es la única excepción a esta regla. Esta plataforma se diferencia de las otras siete firmas autorizadas por estar registrada como entidad de pago, lo que la exime de tener que recurrir a un tercero. ¿Cómo se explica que Colectual, Socilen, Lendix, Grow.ly, eCrowd!, Excelend y Arboribus hayan optado por una entidad francesa en uno de los países más bancarizados del mundo? Sencillamente, porque en España ninguna entidad ofrece este servicio.

“Cuando estábamos preparando todo el proyecto, acudimos a varias entidades españolas, pero ninguna nos ofrecía este servicio”, señala José María Ferrer, director general de Colectual, una plataforma de ‘crowdlending’ fundada, precisamente, por antiguos directivos de Bancaja (actual Bankia).


¿Podrán aprovechar los bancos españoles las sinergias que les pueden proporcionar este nuevo sistema de financiación?

Una opción que podría conciliar los intereses de ambas partes podría ser la posibilidad de ofrecer a estas plataformas los servicios análisis de riesgos, gestión de pagos, servicios de recobro a cambio de un marginal de cada operación. Aumentando de este modo el atractivo de este tipo de productos para los inversores indecisos.
Esto abre un abanico de sinergias que podrían producirse para ambas partes, como el trasvase de propuestas que por nivel de riesgo o de perfil de inversión no encaje con la estrategia de cada entidad. O ofrecer nuevas opciones de inversión para aquellos clientes en busca de diversificación de su ahorro en busca de maximizar su rentabilidad.