¿Que son las cuentas de ahorro comprometidas?

​Existen estudios bien documentados sobre el tema de la economía conductual, el ahorro y la inclusión financiera. Tales estudios indican que se nos puede «animar» a ahorrar más y mejor mediante el uso de productos financieros. La economía conductual también muestra que la gente ahorra generalmente para un objetivo o función específica, y no necesariamente para cuando vayan mal dadas. Y aunque se han utilizado distintos instrumentos para incentivar el ahorro, como las cuentas ahorro o los propios planes de pensiones, el uso de la tecnología digital, móvil y la Fintech pueden representar una herramienta muy poderosa para ayudar a las personas a gestionar mejor su dinero.

Empresas como Moven y Mint han lanzado plataformas para la gestión financiera personal con mucho éxito.
Un ámbito en el que la Fintech y la banca móvil se unirán con la economía conductual es el uso de cuentas de ahorro comprometidas. Las cuentas de ahorro comprometidas son cuentas bancarias en las que el titular se marca un objetivo de dinero que quiere ahorrar para una finalidad concreta, y además una fecha para alcanzar este ahorro, y se compromete a hacer imposiciones periódicas de dinero con este fin. Normalmente, el cumplimiento del objetivo se recompensa en forma de un interés adicional. La ludificación también puede tener su función en este tipo de cuentas, así como los recordatorios frecuentes del compromiso adquirido por el usuario cuando gasta dinero.

La Fintech puede, por tanto, desempeñar un papel importante en la adopción de estos instrumentos, como señaló hace poco The Economist:
…la tecnología móvil también puede ayudar a ahorrar a las personas… Con la tecnología móvil, los proveedores pueden ofrecer cuentas de ahorro en las que el ahorrador puede elegir el nivel de compromiso que mejor se adapta a su caso. Bankaool, un banco mexicano, es un ejemplo. Este año lanzará una cuenta móvil y online para clientes que deseen ahorrar una cantidad específica de dinero. El cliente define el objetivo que quiere alcanzar y el período que quiere tardar en ahorrarlo. La cuenta iWish, ofrecida por el banco lClCl de India, es otro ejemplo parecido.
La relación entre la inclusión financiera y el desarrollo económico está ahora muy documentada. El reto de incluir a 2.500 millones de personas en el sistema financiero es, sin duda, enorme. La Fintech ofrece una oportunidad única para hacer avances exponenciales en una tarea así, aprovechando la creciente penetración de la tecnología móvil. La Fintech puede ayudar a superar la discriminación en la provisión de servicios financieros, mientras que rebaja los costes de gestión y transacción para el ahorro y los pagos. Sin embargo, para hacerlo realidad hay que establecer un entorno amable y que facilite el proceso. Esto, por si solo, no basta. Hará falta un cambio en la mentalidad de los actores del conjunto del sistema financiero para sortear todas las brechas. ¿Las empresas rompedoras de Fintech y los bancos con un ADN Fintech serán capaces de desarrollar soluciones auténticamente virales?